Unos sueñan con el éxito

Otros nos despertamos temprano y trabajamos duro para conseguirlo

El éxito requiere disciplina. Independientemente de lo que definas como éxito. Y la disciplina es hacer lo que deberías hacer, cuando deberías hacerlo, tanto si te apetece como si no, pasando a la acción, aunque no tengas motivación. Se trata de un recurso personal y como tal podemos desarrollarlo

El autor de desarrollo personal Steve Pavlina ha desarrollado un modelo de autodisciplina basado en cinco pilares:

  • Aceptación:saber qué nivel de autodisciplina tenemos, de qué somos capaces y de qué no
  • Fuerza de Voluntad:la capacidad de actuar con energía en un momento determinado, aunque no se sostenga en el tiempo
  • Trabajo Duro: la capacidad de hacer lo que es difícil y retador
  • Laboriosidad:la capacidad de realizar el trabajo, es decir, aplicar el tiempo y el esfuerzo necesario hasta que esté hecho, aunque sea algo rutinario y aburrido
  • Persistencia: la capacidad de seguir adelante cuando perdemos la motivación, el esfuerzo sostenido a lo largo del tiempo

Ahora decide si prefieres soñar con el éxito, o buscarlo