Una persona solo está limitada por los pensamientos que elige

Es práctico revisar nuestros hábitos e identificar esas maneras de pensar que limitan nuestra imaginación y reducen su alcance. Hay que elegir los hábitos mentales que mejor nos permitan orientar nuestros pensamientos para que no supongan una limitación. Y para hacerlo, en primer lugar identifiquemos esos patrones de pensamiento que limitan esta flexibilidad tales como la procrastinación, rumiación, perfeccionismo excesivo, parálisis del análisis o la culpabilización a los demás. Nuestros pensamientos pueden abrirnos puertas o cerrárnoslas. Eso depende de nosotros. ¿Quieres que tus pensamientos te permitan crecer o por el contrario quedarte donde estás y no avanzar? ¿Quieres conseguir algo? No te pongas limitaciones tú mismo. Haz que los pensamientos negativos sean simples visitantes identificando su causa, para que una vez entendidos, no vuelvan a afectarte. Mantén alegre tu actitud y aprende a dialogar contigo mismo. No admitas que tus pensamientos sean, lo que no deseas que sean. La vida está hecha de pensamientos y por eso debemos cuidarlos. Recuerda, eres lo que piensas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WhatsApp chat