Si soy sincero hoy, ¿Qué importa si me arrepiento mañana?

El arte de saber arrepentirse y pedir perdón, es difícil de dominar.

No es sencillo pedir disculpas, y mucho menos lo es que las acepte la persona ofendida. Una vez que hemos asumido nuestra responsabilidad, llega la fase más complicada, que es pedir perdón. Llegado este momento, ¿Cómo se lo digo? Decir “Lo siento”, muchas veces al día por un montón de situaciones triviales como chocar accidentalmente con alguien o no abrir una puerta, son disculpas fáciles de pronunciar y por lo general aceptadas al momento, a menudo con una respuesta como “No hay problema”.

Sin embargo, cuando un “Lo siento” es necesario para enmendar palabras que han herido, así como actos u omisiones, pueden ser las palabras más difíciles de pronunciar. Incluso cuando se ofrece una disculpa con la mejor de las intenciones, puede quedar seriamente socavada por la manera en que se expresa. En lugar de erradicar el dolor emocional que causó la afrenta, una disculpa mal verbalizada puede resultar en enojo y antagonismo duraderos, y minar una relación importante.

Arrepentirse y perdonar es un proceso a dominar. Sin embargo, nos ayudará a hacerlo si fuimos sinceros cuando hicimos o dijimos aquello que queremos enmendar.

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WhatsApp chat