Si quieres progresar, haz que progrese alguien más

Cuando nos planteamos progresar, de forma lógica y natural aparecen una serie de condicionantes que hacen que el progreso al final se transforme en éxito o no.

El valorar el tiempo y enfocarlo a los objetivos importantes y no solamente a los urgentes es clave, como lo es el prepararnos adecuadamente para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado, o no imponernos limitaciones que para ello buscaremos buenas excusas que nos auto explique el por qué no lo hemos conseguido. Evitar procrastinar cayendo en la permanente no toma de acciones y falta de coraje y dar pasos firmes hacia adelante. No rendirnos fácilmente buscando rosas sin espinas, atreviéndonos a movernos a zonas desconocidas, sin dejarnos arrastrar por los miedos.

Y sobre todo si queremos ser exitosos en el camino de nuestro progreso, hagamos que también progresen los demás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *