Marie Curie (publicado 15.11.19)

Sería bueno sentir menos curiosidad por las personas y más por las ideas

Busca instalar una posibilidad para la interacción, el encuentro, el trabajo con los demás, el desarrollo de proyectos compartidos. Indaga y curiosea en las ideas de los demás, en lo verdadero profundo de nosotros.
Cuando eres capaz de sentir curiosidad desde dentro de ti hacia el interior de los demás, soltar la vida de los otros, dejarlos ser quienes son, y centrarte en la tarea de compartir, en el pensamiento que expresan, en las ideas que muestran, es posible entrar en un terreno más neutro, continente de mayores oportunidades, facilitador de crecimientos.

Los chismes, los juicios sobre la vida de los demás, las críticas sobre las decisiones ajenas, de lo que hacen bien y mal, comportan actitudes dañinas y poco interesadas en el amor por los demás.

Habilita que los demás sean ellos mismos, deja sus vidas privadas en el ámbito que les corresponde, y encuentra espacios de construcción conjunta que os enriquezca.

Enfoca la propia curiosidad en el pensar, el hacer, el construir. Buscar hechos como base para las opiniones y evitar las palabras vanas que pueden herir, será facilitar encuentros auténticos y mutuos.

Siente curiosidad por las ideas.

WhatsApp chat