Sé valiente y no tengas temor de saber que, incluso si tomaste una mala decisión, fue por una buena razón

Tenemos tanto miedo al cambio, que muchos nos aferramos a mecanismos de defensa como el autoengaño o la resignación, para no cuestionar las creencias con las que hemos creado nuestra identidad.

No hay nadie a quien culpar pero es cierto que la sociedad influye. Sé obediente, estudia, trabaja, hipotécate, cásate, compra… pero sobre todo no cuestiones lo que te han dicho que tienes que hacer. Así es como al entrar en la edad adulta, seguimos la ancha avenida por la que transita la mayoría y por el camino nos desconectamos de nuestra verdadera esencia, construyendo una personalidad adaptada a lo que nuestro entorno más cercano espera de nosotros.

Si bien la sociedad y la tradición ejercen una poderosa influencia sobre cada uno de nosotros, en última instancia somos libres para tomar decisiones con las que construir nuestro propio sendero. Es una simple cuestión de asumir nuestra parte de responsabilidad y cambiar.

No nos gusta cambiar porque a menudo lo hemos hecho cuando no nos ha quedado más remedio. Por eso lo solemos asociar con la frustración que conlleva sentir que nos hemos equivocado. O peor aún, que hemos fracasado.

Sé valiente y supera tus pensamientos limitantes, porque aunque la decisión no hubiera sido la adecuada, es la tuya, y lo hiciste por una buena razón.

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WhatsApp chat