Saber reconocer nuestros errores, nos enrique

«No hay vergüenza en estar equivocado, pero sí, si fallamos en corregir nuestros errores» 

A nadie le gusta equivocarse, y reconocerlo, nos cuesta. Hemos aprendido que equivocarnos nos hace menos valiosos. Sin embargo, los errores son parte de la vida y nos brindan la oportunidad de ser mejores aprendiendo de la experiencia y aceptando las consecuencias. Pedir perdón al cometer un error, es un ejercicio de responsabilidad y de generosidad. Reconocer nuestros errores habla de nuestra madurez como seres humanos. Y ciertamente, no es sencillo, hasta que lo disfrutas cuando lo pones en práctica, ya que es la mejor manera de aprender de la vida.  Y consiste en ejercitar la pronunciación de dos palabras: ¡Me equivoqué!

Queremos seguir teniendo la “razón”, el orgullo no permite que nos movamos de nuestra posición “privilegiada”, y allí nos enredamos y nos desgastamos intentando creer que no nos hemos equivocado, o que si lo hicimos, fue de una minúscula forma o quizás mirando a otro lado, o a otra personas…Pero… ¡Nos equivocamos! ¿Qué hay de malo en reconocerlo?

Todos alguna vez hemos elegido caminos que no han resultado como lo esperábamos. Suele ser difícil aceptar una equivocación, sin embargo es aún más embarazoso querer actuar como si nada pasara. Debemos sacarnos de la cabeza la absurda creencia de que un error es sinónimo de ser “inferior” o perder “credibilidad”. Las equivocaciones son humanas y por tanto no han de deshumanizarse

Si nos equivocamos, nada hay de malo en reconocerlo y aceptar las consecuencias. Lo malo, es no corregirlo

 

 

0/5 (0 Reviews)