Reflexiones sobre Coaching Empresarial, Formación y Consultoría

Reflexiones sobre Coaching Empresarial, Formación y Consultoría

Permitidme una reflexión que vengo rumiando desde que comencé mi andadura en el mundo del Coaching Empresarial o de Negocios.

Y es que desde que comencé esta aventura, voy identificando cierta pregunta que me hacen recurrentemente, sobre todo gente que conoce mi background y que básicamente se resume a…

Vale, eres Coach Empresarial… Pero Iker, ¿Tú exactamente qué es lo que haces? ¿Consultoría? ¿Formación? ¿Coaching en plan personal?

Me recuerda a lo que ocurría hace algo más de 20 años, cuando todo era e-Business (desde montar cualquier web a controlar una lavadora por WAP…) u hoy en día, con la Transformación Digital, malentendida como la adopción de tecnología en lo que sea y para lo que sea…

Todos sabemos que con el Coaching ha ocurrido algo parecido… y lejos de ahondar en profundos análisis de qué es, y como se ha llegado a esta burbuja – trataré este tema en futuros post-, permitidme que me centre en la disciplina del Coaching Empresarial y de la confusión que existe entre ésta, la Formación y la Consultoría, siendo tres disciplinas que creo con cierta humildad que conozco.

El Coaching Empresarial NO es Formación

En los cursos formativos se imparten clases, teoría o práctica, programas, conocimientos … pero por lo general, no suelen llevar asociada la aplicación de los conocimientos y técnicas adquiridas en nuestro día a día de forma inmediata y en caliente. Una vez iniciada esta aplicación es limitado el feedback necesario para la asimilación y la mejora continua que caracteriza al coaching, debido al desfase temporal mencionado entre la Formación y la aplicación de los conocimientos

¿Los Coaches formamos? Sí, lo hacemos. Pero no como fin, sino como medio, como herramienta complementaria y orientada a la consecución de los objetivos y metas definidos por nuestro cliente.

Y no me malinterpretéis. La Formación es una actividad imprescindible, estratégica en las organizaciones. Pero la Formación en sí no es Coaching Empresarial, ni el Coaching Empresarial es -sólo- Formación.

El Coaching Empresarial NO es Consultoría

En este punto es donde parece que las fronteras se difuminan un poco más, porque incluso dentro de la Consultoría existen también diferentes disciplinas que abarcan muchos ámbitos, desde la orientada a Servicios Financieros, TI, Estrategia Empresarial, Sistemas de Gestión, Organización, Procesos, Recursos Humanos, o la ejecución de Proyectos de diferente índole…

Podríamos decir que la mayor diferencia entre la Consultoría y el Coaching Empresarial radica principalmente en quién tiene el protagonismo en la identificación, definición y ejecución de las tareas definidas.

Intentaré resumirlo en diferentes tips:

  • En la Consultoría existen unas fases bien claras cuyo peso recae principalmente, si no exclusivamente, en el equipo de consultores:

· Diagnóstico, levantamiento de problemas y presentación de propuestas de mejora

· Elaboración del Plan de Proyecto y Oferta

· Diseño de la solución o Modelo To Be

· Implementación y entrega de la solución

  • A diferencia del Consultor, sobre el que se externalizan e incluso subordinan servicios y funciones, el Coach no realiza individualmente estas tareas anteriormente enumeradas, sino que realiza un acompañamiento, como mucho un asesoramiento al cliente, empoderándolo para que sea éste el protagonista del proceso de cambio.

  • Este proceso de cambio abarca tanto objetivos empresariales como de autodesarrollo, ayudándolo a encontrar respuestas y caminos para alcanzar su meta basado en la planificación y la acción.

  • Por lo tanto, el Coaching Empresarial no está orientado a una disciplina específica, ni tampoco está limitado exclusivamente a las disciplinas empresariales, abarcando otras áreas como las comportamentales, emocionales, soft capabilities…

En resumen, el Consultor es un “hacedor” (sí, la palabra existe en la RAE) orientado a la ejecución de las tareas definidas en el Plan de Proyecto diseñado a partir del Diagnóstico.

El coach empresarial es un entrenador, un asesor, un facilitador y un compañero que, a través de las preguntas adecuadas y un acompañamiento continuo y efectivo, consigue que su cliente realice ese diagnóstico, defina unos objetivos y metas -tanto empresariales como personales-, diseñe su propio plan, e implemente las acciones necesarias para cumplir esos objetivos y metas.

Espero sinceramente haber arrojado algo de luz sobre estos conceptos y que en caso contrario, me preguntéis todas las dudas que os surjan.

Reflexiones sobre Coaching Empresarial, Formación y Consultoría

¿Te gustaría saber más sobre el programa de coaching individual de LORTU Desarrollo Empresarial?

Solicita información sin compromiso 656 77 45 03 – iker@lortucoach.com

Ir arriba
WhatsApp chat