Nada sucede a menos que primero sea un sueño

Nada sucede a menos que primero sea un sueño

¡Soñemos! Porque nada sucede a menos que primero sea una sueño. Primero tienen que ser sueños, pero una vez lo son, ponlos en acción, aférrate a ellos y alcánzalos. De otro modo, seguirán siendo solamente sueños.

No pongas excusas para alcanzarlos, Esfuérzate, Nunca te rindas, Mantente saludable, No olvides tus principios, Arriésgate, Piensa en positivo y Da el 100%. Son tus sueños.

Y que sepas que no hay plan perfecto y que encontrarás obstáculos. Rétalos, porque el fracaso es temporal en el camino de tus sueños.

0/5 (0 Reviews)