Pablo Picasso (publicado 12.03.20)

La inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando

¿Inspiración o trabajo? ¿Esperamos sentados a recibir la iluminación de la inspiración o buscamos encontrar la solución de forma consciente con trabajo y esfuerzo?

La inspiración existe y el toque de genialidad y la idea feliz también, sin embargo si investigas, si peleas, si vas a por ello y no esperas a que llegue por arte de magia, las probabilidades de que te llegue la inspiración crece exponencialmente.

Si esperamos a que la inspiración llegue sin más, difícilmente llega. Se suele producir un cierto bloqueo y nos cuesta empezar, no sabemos qué queremos hacer realmente y se convierte en una pesadilla si no se nos ocurre nada.

Si por el contrario nos ponemos a trabajar, las musas de la inspiración son invocadas y más pronto que tarde llegarán a nosotros. La actividad suele producir que la creatividad se despierte y se vaya aclarando el modelo que queremos representar o la solución al problema que queremos resolver. En ocasiones daremos con la solución de forma inmediata, en la mayoría de los casos requerirá varias aproximaciones hasta dar con la versión definitiva. En ambos casos, la inspiración nos encontrará trabajando.

La formación que recibimos a lo largo de la infancia está muy alejada de la creatividad que nos llevaría a la inspiración. Tenemos que tomar las acciones oportunas y darnos un tiempo deliberado para generar ideas y ser más creativos, que es lo que realmente significa “estar trabajando”. Y ahí, en ese estado mental, es donde nos va a encontrar la inspiración.

WhatsApp chat