Emprendedores

Diferencia entre optimistas, pesimistas y emprendedores

Una persona pesimista ve el vaso medio vacío, y una optimista medio lleno, pero un emprendedor solo entiende la vida buscando agua para ese vaso. La clave está en creer en ti mismo desde el principio, con tesón y esfuerzo, porque lo que te puede enseñar la escuela del sentido común no te lo pueden enseñar todas las escuelas de negocios juntas.

Hay que ser lo suficientemente inquieto y curioso, para identificar las oportunidades que aparecen en nuestro entorno y sobre todo no descuidar una de las partes más importantes: saber rodearte de la gente adecuada para que te empujen a ese objetivo.

Un emprendedor debe tener una base sólida en dirección de empresa, visión estratégica y capacidad para relacionarse, sin descuidar la formación específica de su negocio que le permita aportar un valor diferencial al producto o servicio que comercializa. Si tienes carencias de alguna de estas áreas, rodéate de las personas que te permitan crecer, nunca dudes en compartir la posibilidad de enriquecer tu sueño.

Pero sobre todo un emprendedor, va en búsqueda de más agua.

Inolvidable fin de semana