Cuando nada esperas

Cuanto nada esperas

Frecuentemente pensamos que eso de “no esperar nada” puede encerrar alguna actitud derrotista o de quien se deja llevar por la fuerza de las circunstancias. Nada más lejos de la realidad. No esperar nada y permitir que las cosas lleguen, es actuar con equilibrio, apertura y permisividad interior. Y sobre todo, que trabajando por nuestros sueños, vivamos con intensidad el camino, y sin esperar nada al final del mismo.

En el día a día, solemos acumular muchas actitudes y pensamientos limitantes. Lo hacemos casi sin darnos cuenta…Y en ocasiones, somos nosotros mismos los artífices de esos muros que impiden que las cosas lleguen. Debemos estar abiertos, abiertos de mente y corazón.

Si no somos conscientes de nuestras propias actitudes y pensamientos limitantes, nunca podremos derribar esos muros que nos impiden que las cosas lleguen.

Porque cuando nada esperas, todo llega.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
WhatsApp chat