Los días más felices son aquellos que nos hacen sabios

Relacionar íntimamente la felicidad con la capacidad de reconocimiento de la propia experiencia, la aptitud y decisión de valerse del conocimiento con éxito y el entendimiento para alcanzar nuestras metas, así como resolver problemas, evitar o impedir peligros, aconsejar a otros o ayudar, es aceptar la conexión entre felicidad y sabiduría.

Implica buscar aprender en cada circunstancia, capitalizar lo andado para construir el presente, encontrarse genuina y comprometidamente con los otros, y hallar disfrute en lo cotidiano.

Es desechar la comodidad natural de aceptar lo que llegue, por el de las elecciones conscientes.

Permitamos que el intercambio de ideas y experiencias, nos ayude a aprender y, sobre todo, a reaprender. Y a cargar baterías para seguir trabajando y seguir adquiriendo sabiduría apasionadamente. Día a día.

Las personas más felices no tienen de todo lo mejor, sino que hacen lo mejor de todo. Porque la felicidad vive en el interior de cada uno, y la sabiduría se construye desde ahí mismo.

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *